Archivo de la categoría: La brujula de Ceylan

48 LA BRUJULA DE CEYLAN

AQUEL 27 DE SEPTIEMBRE , HACE 40 AÑOS, TAL COMO LO VIVÍ. Escrito en mi libro “LA BRÚJULA DE CEILÁN”.

Descendí del coche en la glorieta de Cuatro Caminos. Compré Informaciones y palidecí ante su lectura: “Sentencia en El Goloso: Blanco Chivite, Fernández Tovar y Baena Alonso condenados a muerte. El Consejo de Guerra celebrado contra los miembros del FRAP implicados en la muerte del policía armado don Lucio Rodríguez Martín, ocurrida el pasado 14 de julio en Madrid, terminó ayer a las nueve y media de la mañana… Sesenta y seis detenidos por actividades subversivas en Barcelona. Madrid: detenidos treinta y seis supuestos terroristas. Vizcaya: seis mil trabajadores de más de catorce empresas en paro. Manifestante muerto en San Sebastián por disparo de la Policía. Cierre de Astilleros Españoles. Manifestación antiespañola en París. Continúan las huelgas en el País Vasco por motivos no laborales. Detenciones en Álava y La Coruña. Desarticulada una organización comunista en Sevilla. ¿Qué quieren? Treinta y tres muertos en actos terroristas en España desde 1974”.

LA INTERFERENCIA LEGAL EN UN transistor viejo y abollado. Radio París a las once, la BBC a las doce y pico. Buscar datos, saber qué ocurre en España, qué silencian los periódicos y el telediario.
En la noche, ávidos y expectantes.
“Programa en habla española de Radio París: huelga general en Euskadi… Toque de queda… Manifestaciones en toda Europa para que liberen a los activistas de ETA y el FRAP… Cinco nuevos militantes del Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico han sido condenados a muerte en consejo de guerra sumarísimo, al ser inculpados del atentado que costó la vida a un teniente de la Guardia Civil en el barrio madrileño de Batán, el pasado 16 de agosto. Los condenados son: Concepción Tristán López, enfermera de 21 años; María Jesús Dasca Penelas, estudiante de 20 años; José Luis Sánchez Bravo, estudiante de Físicas de 21 años; Ramón García Sanz, soldador de 27 años, y Manuel Cañaveras de Gracia, estudiante de COU. También ha comenzado, en la sala de Justicia del Gobierno Militar de Barcelona, el Consejo de Guerra sumarísimo contra el presunto activista de ETA Juan Paredes Manot Txiki. El fiscal militar solicita la pena de muerte, por considerarle autor del asesinato del cabo primero de la Policía Armada Ovidio Díaz López. Se le acusa igualmente de haberse resistido a la fuerza pública al ser detenido el 30 de julio pasado…”
—Lo matarán también.
Apagamos el transistor.
(…)
Sentados uno frente al otro, esperamos en vano que se acercara el camarero, pero al menos pudimos dedicar el tiempo a la lectura de la prensa: “Con implacable eficacia continúa el desmantelamiento en diversas localidades españolas de una serie de organizaciones ilegales. Sobrecogidos por la importancia de los hechos, los españoles vamos conociendo noticias que, para muchos, justificarían ampliamente las previsiones del reciente decreto-ley contra el terrorismo”.
En total, habían sido detenidos 175 militantes de grupos ilegales que, sumados a los de la semana anterior, superan ampliamente la cifra de doscientos. Tras el decreto ley antiterrorista, aprobado en el Consejo de Ministros de La Coruña, habían sido dictadas once condenas de muerte por tribunales militares de Burgos, Madrid y Barcelona, en consejos de guerra sumarísimos.
Al cabo de diez minutos, Patricio levantó la vista y me dijo agitando un periódico en sus manos:
—Joan, ¿has leído lo que dice la Hoja del Lunes? ¡Resulta increíble! Escucha: “Bruselas. 22 de septiembre. EFE. La creación de un frente de lucha antiespañola, cuyo objetivo sería incrementar el terrorismo en España, se planteó en el curso de una reunión organizada por el dirigente de la Federación General del Trabajo belga, Der Schuter, y por el dirigente trotskista Ernest Mandel, en el domicilio del primero, según ha podido saber Efe de fuente digna de crédito. A dicha reunión asistieron representantes de los grupos terroristas FRAP y ETA, del Partido Comunista Marxista Leninista y de la IV Internacional. Según las fuentes informantes, la campaña se materializaría en actos violentos contra las representaciones diplomáticas españolas, atentados contra personalidades en el interior de España, secuestros y agresiones personales contra los representantes españoles en el extranjero y otros actos terroristas. Los organizadores de este plan han invitado a sumarse al mismo a los ilegales Partidos Socialista y Comunista de España, así como a miembros de grupos extremistas de Francia, Italia y Alemania”.
(…)

27 DE SEPTIEMBRE. CINCO FUSILADOS. Irma se mordió los labios para no gritar. Paco, con barba de tres días, oscureció el semblante al decir:
—Lo sabíamos.
Y hundió los ojos en la tierra mal ajardinada de la Plaza del Marqués de Vadillo.
—Vamos a comer a casa.
Compramos los periódicos, dos barras de pan y algo de fruta. Primera página de Informaciones: FUSILADOS ESTA MAÑANA. Una nota editorial con la palabra “Serenidad” sobre las fotos policiales trucadas, para que no se note la huella de las palizas, los gestos de dolor permanente, el miedo sostenido, atmosférico.
—Han conmutado la pena a Garmendia, a Blanco Chivite, a las muchachas. Para los verdugos no es “moral” ajusticiar a embarazadas. Les espera una cadena perpetua que no cumplirán: les sacaremos antes.
—Es verdad, lee.
—¡Asesinos!
El diario ABC lo justificaba todo en su página editorial. Cómplices: “Hoy la decisión ha llegado con esta Justicia y con esta clemencia. El Gobierno ha pesado larga y minuciosamente, dolorosamente, cada caso. Estamos seguros de que nadie deseaba más que nuestros gobernantes que fuese ancha esta clemencia y que, aplicada en todos los casos la justicia, el número de ejecuciones fuese el mínimo imprescindible para la necesaria lección de ejemplaridad. En seis casos, dentro de la monstruosidad de sus crímenes, la magnanimidad ha encontrado algunas razones o resquicios para que las penas de muerte no fueran aplicadas. En otros cinco casos la necesaria justicia se ha visto obligada a imponerse con todo su rigor. Ejercer justicia es siempre amargo y doloroso. Lo es para quien cae bajo su peso. Lo es también para quien se ve forzado a aplicarla. Lo es un poco para todo el país. Mentiríamos si no dijéramos que, si es un día de doble luto el asesinato de un inocente y más si se trata de un custodio del orden público, también es un día de sombras para toda una sociedad el de la ejecución de un culpable. Y tendría toda esta sociedad que aprender la dolorosa lección. Necesitamos una España en paz en la que días como este no sean necesarios; necesitamos un esfuerzo común de convivencia que resuelva los problemas por el diálogo sin que nadie confunda la búsqueda de una mayor libertad con los disparos; necesitamos una España en la que quepan todos los españoles, pero en la que no haya asesinos, y consecuentemente no haya ejecutados. Cinco ejecuciones —que el Gobierno ha juzgado inevitables— ¬son hoy consecuencia de la dolorosa exigencia de la justicia. Otras seis vidas han sido rescatadas hoy por la clemencia. Quedan treinta y cinco millones de vidas que tienen que seguir hoy construyendo la España mejor —más justa, más libre, más plural, más pacífica¬— que todos queremos”.
El cielo estaba tan nublado como algunos de nosotros. Nos precipitamos al ascensor. Deprisa, pronto será el diario hablado de las dos y media.
La radio explicó escuetamente que habían sido cumplidas las sentencias contra los “terroristas”. Ni una sola palabra más, ni el más ligero detalle. “Han sido cumplidas las sentencias”. Y punto.
Silencio.
Necesitábamos hacer algo. Madrid estaba tomado por la policía.
—Hay que enterarse si se prepara alguna respuesta.
—Tengo una cita a las cinco. Hablaremos.
Era la desesperación de la muerte, el sufrimiento de la última noche en una celda sabiendo que todo se termina. Algunos conocíamos a Sánchez Bravo, el de Físicas, el crimen parece más cruel cuando conoces a la víctima. Ramón García Sanz estaba solo, sin familia a quien decirle adiós y compartir la pena: Ramón, nosotros velamos contigo y morimos de alguna manera a tu lado. Confianza, no estamos perdidos. Otaegui: no pienses que en Euskadi y en España vamos a olvidar tu gesto bonachón, tus ojos de clase obrera. Txiki, vasco, hijo de la emigración, no te lloraremos. Ni callaremos, Xosé Humberto; no existe la muerte para los que continuáis luchando desde las fosas. Recordad a todos los mártires inocentes del capitalismo, es una larga lista: a los cotidianos fusilados por la silicosis, a los apresados en el lento genocidio de las fábricas, a los derribados en esos frentes de guerra donde los trabajadores son lanzados a matarse entre sí. Recordad que no seremos silenciados, que continuaremos despertando con vosotros, hermanos.
Apenas comimos. El estómago renunciaba a digerir alimentos sólidos. Un par de huevos fritos y dos vasos de vino.
—A las siete un salto en Delicias.
—¿Quién convoca?
—Nosotros y algunos más.
—En realidad es una locura.
—¿Qué prefieres? ¿quedarte con los brazos cruzados?
Un No rotundo.
En la calle comenzaba a llover, y en la normalidad circundante queríamos ver algún signo de alteración, de repulsa popular; algo que no sucedía aunque quisiéramos creer que nuestro sentimiento era compartido por muchos.
Saltamos en la calle Delicias, esquina con Palos de Moguer. Durante algunos minutos gritamos: ¡¡Dictadura asesina!! No fuimos más de treinte, pero estábamos desesperados, rabiosos de impotencia. Después, Paco e Irma se despidieron de nosotros con una sonrisa amarga. Ramón, Patricio y yo nos largamos al cine. Pasaban “Mi vida es mi vida”, de Bob Rafelson, en un sala destartalada de Usera. “Five easy pieces”. Cinco piezas fáciles. No podíamos hacer más.48 LA BRUJULA DE CEYLAN

48 LA BRUJULA DE CEYLAN 2

48 LA BRUJULA DE CEYLAN 3

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ACTIVIDADES COMO PERIODISTA DE INVESTIGACION, ENSAYO INVESTIGACION Hª ACTUAL, La brujula de Ceylan, Sin categoría